Las jacarandas del Jardín Escobedo

*Ramilletes de la flor dan cobijo al busto del destacado traductor, sacerdote y académico mexicano Federico Escobedo Tinoco

Carolina Miranda

Puebla.- Una alfombra morada tapiza el Jardín Federico Escobedo Tinoco en la capital poblana. Desde mediados de marzo, las jacarandas florecen ante los ojos de los poblanos que lo visitan para alejarse del bullicio del Centro Histórico.

Ubicado entre la calle 16 de Septiembre y avenida 21 Oriente en la colonia El Carmen, a diez cuadras del zócalo de la ciudad, es el lugar perfecto para leer un libro, hacer la tarea al aire libre, esperar a la pareja o hasta comer después de la obra, como los albañiles que están remodelando la calle.

Bajo el sol incesante se encuentra el busto del destacado traductor, sacerdote y académico mexicano nacido en Guanajuato pero poblano de corazón. En su juventud estudió y posteriormente impartió clases en el Seminario Palafoxiano y al mismo tiempo impartía cátedra en la Universidad Católica Poblana.

En el monumento en su honor también puede leerse la leyenda “Tamiro Miceneo”, un título que se le otorgó debido a su trabajo, por la Academia de la Arcadia de Roma, de traducción y enseñanza de la literatura clásica en lengua latina.

Enormes árboles son los acompañantes del miembro de la “Bohemia Poblana”, pues llegan a medir hasta veinte metros y lo resguardan del sol que busca la forma de atravesar entre sus ramas.

Sus flores nacen en racimos de hasta 5 centímetros de largo, son moradas y con forma de copa invertida, que no solo son hermosas a simple vista sino que también captan el dióxido de carbono o CO2 que emiten los seres humanos al exhalar y los autos en su andar, por lo que limpian el aire y a muchos les provoca una sensación de pureza y tranquilidad.

Y como si de una jugada del destino se tratara la palabra jacarandá proviene del guaraní, hablado en Brasil, Paraguay, Argentina y Bolivia, que traducida significa “fragante”, aunque esto no quiere decir que la flor contiene olor.

Fotos: Carolina Miranda
Compartir: