Jardín del Carmen, tradición poblana 

*Punto de reunión predilecto para los poblanos, el Jardín del Carmen es un espacio para la recreación, el baile y obviamente la gastronomía

Antonio Zamora

Puebla, Pue.- “Vamos por un helado al Carmen”, es una de las frases más conocidas entre los poblanos porque el jardín que corona este barrio es un lugar que transmite tranquilidad, pero también que se traduce en historia y sobre todo tradición.

El Carmen es un barrio antiguo de la ciudad de Puebla localizado al sur del Centro Histórico. Este fue una de las primeras extensiones del núcleo fundacional de la ciudad.

Sus cordenadas son delimitado al norte por la Avenida 15 Oriente-Poniente, al sur por la Avenida 25 Oriente-Poniente, al oriente por el Boulevard 5 de Mayo y al poniente por la calle 3 Sur.

Al centro de este cuadrante está el templo de Nuestra Señora del Carmen y al lado está el Jardín que anteriormente fue el cementerio del templo mencionado, pero que funcionó hasta finales del siglo XIX, cuando se habilitó el panteón de la Piedad.

Si en algún momento este lugar se convirtió en la última morada de varios, ahora es uno de los lugares más vivos del primer cuadro de la ciudad, pues es uno de los puntos obligados a visitar por los turistas.

Los que buscan fotografías instagrameables, pueden acudir a este espacio y posar junto a la fuente, junto al templo de Nuestra Señora del Carmen que tiene detalles que asemejan a la representativa talavera, o bailando danzón junto a las personas de tercera edad que acostumbran reunirse los domingos para recordar sus pasos de la juventud.

Pero si también están en búsqueda de acariciar el paladar, a unos metros del jardín está el mercado del Carmen en donde venden las cemitas más famosas de la ciudad.

Una vez degustadas las cemitas que pueden ser de milanesa con pápalo (o sin), jamón, salchicha o incluso pata de cerdo en escabeche, la mejor decisión que se puede tomar es comer un helado y sentarse en las banquitas del jardín.

Opciones hay varias para poder comprarlos, pero la calidad es garantía. Los más famosos con los de nutela con cubierta de chocolate y cereal de chocolate encima con un palito de galleta.

Un helado, o una paleta de cereza cubierta de chocolate y tener una plática amena en este espacio verde, es de los mejores ratos que ofrece el Centro de Puebla, por eso para los poblanos es uno de los puntos con mayor tradición.

 

Compartir: